Back Cover
Look Inside

Salvador Borrego E. el escritor prohibido decano del revisionismo histórico

Libro Físico

$230.00

Categoría:

Prólogo:

Cuando el 24 de abril de 2015 se cumplió el centésimo aniversario del nacimiento de Salvador Borrego, vino de inmediato a mi mente la figura de aquel individuo magro de carnes y estatura un poco más de la media que había conocido poco más de cincuenta años atrás a unas semanas de la inminente aparición de El Sol de México.

Deseoso de participar en el nuevo proyecto periodístico, me apersoné en el edificio ubicado en la esquina de Guillermo Prieto y Serapio Rendón, en la antigua colonia San Rafael de la ciudad de México. Ahí, sin protocolo ni antesala de por medio, me recibió don Salvador y le expuse sin más mi pretensión de unirme a su equipo de trabajo. Con gesto adusto pero de ninguna manera hosco, me espetó a quemarropa dos preguntas esenciales: qué tan confiable era mi ortografía y qué tan competente era en la máquina de escribir (mecánica, por supuesto, no había otras en uso entonces).

A la primera contesté con absoluta veracidad: mi ortografía era sumamente correcta y en modo alguno significaría impedimento para cumplir mis deseos; a la segunda expuse, con consciente y evidente falsía, que me desempeñaba con aceptable rapidez y que tampoco implicaría problema. Lo cierto es que a excepción de algunos textos escolares que había redactado con lentitud, mi experiencia con máquinas de escribir era virtualmente nula. Pero a mis diecisiete años era obvio que no estaba dispuesto a dejar

13

MIGUEL ÁNGEL ]ASSO ESPINOSA

escapar la oportunidad de enrolarme con el para entonces ya muy famoso Salvador Borrego (al poco tiempo y aplicándome no se cómo, mi mecanografía sí fue de verdad veloz).

Nació así, entre discípulo y maestro, una amistad que con el paso del tiempo se fue solidificando y tornándose entrañable e íntima. Así, Salvador Borrego, quien me conoció adolescente, atestiguó tiempo después mi matrimonio y el posterior nacimiento de mis hijas, a quienes ha tratado innumerables ocasiones junto con mi esposa. Por mi parte, yo traté mucho a la suya, doña Angelina, siempre cordial y amable, y sobre todo a Chuy, su hijo mayor, en las épocas de El Sol. Mi relación con Salvador y Federico, sus otros dos vástagos, ha sido más infrecuente.

Creo que a estas alturas del partido soy el único periodista vivo -probablemente haya alguien más, no lo sé- que trabajó y trató con el Salvador Borrego periodista -no el historiador-, día con día en la redacción de un diario; el que contempló a aquel individuo, siempre sobriamente vestido con trajes cruzados y corbatas de colores discretos, sumido en la lectura atenta de la información diaria que un notable cuerpo de reporteros le hacía llegar; el que comprobó in situ la asombrosa capacidad de un personaje -que a más de eso todavía se daba tiempo, tomado quién sabe de dónde, para escribir libro tras libro– que medía mentalmente la longitud de un encabezado para cada una de las notas principales del periódico.

Si a todo esto aunamos las incontables charlas de todo tipo de temas -históricos, periodísticos, musicales, familiares, etcétera, etcétera- y las muchísimas conferencias y presentaciones de libros que se han sucedido a lo largo de más de medio siglo de manera conjunta, resulta claro que mis vivencias de Salvador Borrego me acompañan siempre y me remontan incluso a un México que desafortunadamente ha desaparecido y que tanto Borrego como yo añoramos profundamente.

No se crea, sin embargo, que las pláticas con don Salvador son a fortiori solemnes y circunspectas y todas de asuntos delicados.

14

SALVADOR BORREGO, EL ESCRITOR PROHIBIDO

Por el contrario, muchísimas veces nos reímos estentóreamente («nos carcajeamos de la risa», como decía una de mis nietas cuando contaba cuatro años) y tomamos a chunga algún acontecimiento o suceso que nos parece divertido. y esto independientemente de la índole de lo comentado y con más frecuencia de lo que pudiera suponerse.

Ahora bien, por qué me menciono yo en este Prólogo si el personaje principal -por no decir el único- debe ser -y desde luego es- Salvador Borrego. Porque simple y sencillamente así me lo exigió de manera amistosa mi querido compañero de lides históricas Miguel Ángel Jasso Espinosa, doctor en Ciencia Política, distinguido catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México y autor de la estupenda y detallada biografía de Salvador

Borrego que el amable lector tiene ahora en sus manos.

Deseoso de resaltar la estrecha relación entre Borrego y yo desde los tiempos en que don Salvador se hallaba vigente como periodista, el doctor Jasso deseaba unas líneas en las que, así fuera sucintamente, se diera noticia de aquella ya lejana época. Espero haber satisfecho su gentil demanda.

No puedo dejar de mencionar, por último, la magna celebración de los cien años de vida de don Salvador Borrego en el marco del Primer Congreso Internacional Identitario celebrado en Guadalajara, Jalisco, entre el1 y 3 de mayo de 2015 y al que tanto Miguel Ángel Jasso como yo tuvimos oportunidad de acudir y participar. Para tal acontecimiento se dieron cita renombrados intelectuales revisionistas de diversos países del mundo, entre ellos Gerd Hosnik, David Duke, Pedro Varela, Alberto Buela, Ernst Zíindel, Michael Jones, Abdalla Melaouhi, Mark Weber, Lady Michéle Renouf, Miguel Salinas, Uwe Richard Meenen, Chinda Brandolino, Alberto Villasana, Lauri Tegri, Walter Romero. Las ponencias fueron todas de primer nivel y los centenares de asistentes tuvieron oportunidad de escuchar de viva voz a autores internacionales cuyas obras ya habían repasado.

15

MIGUEL ANGEL JASSO ESPINOSA

Don Salvador Borrego, con entusiastas y lozanos cien años a cuestas, engalanó con su presencia y participación todos los días del Congreso y fue objeto de un merecido reconocimiento internacional por su obra colectiva que abarca más de cincuenta títulos.

Hoy, Miguel Ángel Jasso Espinosa, respetado y admirado amigo, entrega a la estampa este necesario libro que narra a detalle la vida de este personaje, sin duda uno de los más emblemáticos del revisionismo histórico mundial.

Reviews

There are no reviews yet.

Be the first to review “Salvador Borrego E. el escritor prohibido decano del revisionismo histórico”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *